Amor

Llevo un fin de semana demasiado profundo y he llegado a la conclusión de que, o lo suelto todo aquí, o me vuelvo loca.

Voy a hablar sobre un tema terriblemente sobado, manido, tocado, retocado, frito y refrito: el amor. Y no sólo del amor en plan general, sino del poco sentido que tiene. Últimamente he visto demasiadas películas que me hacen ver que el amor no trae más que desgracia, las enumero:

  • Eternal Sunshine of the Spotless Mind: Jim Carrey y Kate Winslet acaban el uno hasta las narices del otro después de 3 años de relación.
  • 500 días juntos: la tía liberal deja destrozado y sin esperanzas al pobre chico que está enamorado de ella para casarse con otro al que acaba de conocer y empezar a creer en el amor para toda la vida.
  • Quiéreme si te atreves: se quieren pero se pasan la juventud perdiendo el tiempo para terminar en el cemento.
  • The Painted Veil: GOLPE KÁRMICO EN TODA LA CARA A NAOMI WATTS.
  • El diario de Noah: el pobre hombre sufriendo teniendo que contarle a su enferma mujer su preciosa y estupenda historia de amor, estar bien con ella durante 5 minutos, y que, de repente, ella vuelva a olvidarse de todo y, prácticamente, le eche spray de pimienta en los ojos.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

París, amor, oh la la, cuánto cliché

Hay más, pero creo que con éstas ya dejo claro lo que quiero decir: El amor, empiece como empiece, termina mal. Puede que ahora mismo veas tu relación como la más maravillosa del mundo, pero todo son etapas. Tengo el día “enumerador”, así que ahí va:

  1. Etapa de tonteo: divertidísima. Miraditas. Ella se toca el pelo, él la sonríe, ella le roza cuando pasa a su lado, él la saluda con una ligera cosquillita… todo estupendo y maravilloso. Con el beso se pasa a la segunda etapa.
  2. Inicios: “qué chico más maravilloso”, la pareja queda a solas por primera vez, no sabe cómo saludarse, van a algún parquecito, hablan, se dan mimitos, se rién un montón. Llegan a casa y se hablan al momento, horas por chat. Todo en común.
  3. Etapa ventosa: la pareja la disfruta muchíííííííííííííísimo. Los amigos no tanto. Todos hemos quedado con una pareja que, de repente, empieza a liarse como si nadie más estuviera allí. Todo grupo de amigos ha ido a una fiesta con x pareja y no la ha visto con los labios despegados más de un minuto.
  4. Padres: la chica suele emocionarse más con esta parte. Se pone toda nerviosa para causar buena impresión a la suegra. ¿Le pareceré una suelta? ¿Pensará que pervierto a su hijo? ¿Me río de sus chistes o pensará que le hago la pelota? El padre no preocupa tanto, sólo la madre. Una vez conocida, la chica pasa a la siguiente etapa.
  5. Etapa de los planes a largo plazo (sólo mujeres): una vez la chica ha conocido a los padres, empieza a ver la relación como la definitiva. Ese chico es perfecto, besa de miedo y me ha presentado a sus padres, realmente no ha sido una presentación, han entrado en casa mientras estabais al tema, pero bueno, la chica a su bola. La chica puede hacer dos cosas:
    1. Contárselo al chico, que éste sea un romántico empedernido y todo salga bien.
    2. Contárselo al chico y qué este huya despavorido.
  6. Primera discusión: duro golpe a la relación. Pero se le quita importancia. Es un punto de inflexión, a partir de aquí todo empieza a irse poco a poco a la mierda.
  7. Etapa de disculpa: tras la primera discusión, la pareja se tiene en palmitas. Vuelven a decirse cursiladas sin parar y empiezan a recordar los inicios de la relación UNA Y OTRA VEZ HASTA ABURRIR. Se prometen, juran y perjuran que jamás volverán a discutir.
  8. Segunda discusión: “jolines, tía, es que a ver, hemos discutido, pero yo comparo la cantidad de momentos buenos que hemos pasado juntos con la de momentos malos y, claro, ganan los buenos por goleada”, la amiga coincide con la novia. OH DIOS MÍO, QUÉ IDIOTAS. La pareja sigue junta, contra viento y marea.
  9. Etapa de la montaña rusa: tortuosa etapa en la que la pareja no para de discutir y reconciliarse sin darse ni cuenta.
  10. Etapa “no hay tanto en común”: después de discutir tanto, la pareja empieza a flagelarse pensando que no tienen tantas cosas en común como pensaban al principio, dando lugar a la siguiente.
  11. Celos: este estadio es obligatorio en toda relación que se precie. Pongamos que ambos empiezan la universidad, distintas carreras y hacen un nuevo grupo de amigos, las chicas del grupo de amigos de él y los chicos del grupo de amigos de ella son nuestros enemigos número 1. Ambos piensan que la otra persona va a encontrar en su carrera alguien con quien se complementen más y con más intereses comunes. Es el principio del fin para algunas relaciones y el fin para otras.
  12. Pequeñas manías: ¿recuerdas lo gracioso que te resultaba que hiciera esos ruiditos al dormir? AHORA LO ODIAS MÁS QUE LA COPLA. Estáis viendo la tele, él se mueve un poco rozando tu espacio vital y ya te irrita.
  13. Más celos: los amigos de la facultad empiezan a quedar y los fines de semana ahora sólo os veis un ratito. Por simple estadística, alguien de ambos grupos de amigos no será un callo malayo. CELOS. Primeros comentarios del tipo “¿no te gusta mi camiseta? Pues vete con Antonia, que seguro que lleva camisetas preciosas”.

Si se siguen estas etapas, la relación durará hasta que cualquiera de los dos tenga el valor para dejarlo o aparezca una tercera persona, y ya no me meto en el terreno de los cuernos, que da para tres entradas de blog. Puede ser un final amistoso (lo dudo mucho) o un final convencional en el que ambos miembros de la pareja se odian y se clavan puñales cada vez que se ven.

Una vez dicho esto, utilizaré un diálogo de una película que, para mí, define una relación:

Walter Fane: Do you like flowers?
Kitty Fane: Not particularly, no. Well, I mean yes, but we don’t really have them around the house. Mother says, “Why purchase something you can grow for free?” Then, we don’t really grow them either. It does silly really. To put all that effort into something that’s just going to die.

5 comentarios en “Amor

  1. Me he sentido identificada hasta un punto que no creía posible, con la única excepción de la parte de los celos (habrá que empezar a valorar la fiesta de salchichas que es el grupo de amigos de mi novio). Felicidades Sara Doe, me has jodido la vida amorosa.

    Me gusta

  2. Pingback: Tipos de relaciones | Sara Doe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s