Motto “rotto”

No sé si todos, unos pocos o sólo yo, tenemos una o un par de frases que seguimos a pies juntillas porque nos parece que facilitará mucho nuestra vida. Como un código no escrito del estilo “soy profesor, no me acostaré con ninguna alumna”, “soy médico, no me implicaré demasiado emocionalmente con mis pacientes”, “un amigo es un amigo y nada más”. Es un poco instinto de supervivencia.

¿Qué pasa cuando te saltas tu motto a la torera? Pues es como un desastre natural sólo que dentro de tu propio cuerpo, nadie nota el cambio desde fuera; como si das un pequeño golpe a algo, se estropea su maquinaria pero por fuera parece intacto.

Pero como yo abordo con humor todo este tipo de desgracias; ya sean personales o no. Os diré que es como volver a nacer, en plan “de perdidos, al río”; si ya la has cagado, pues oye, a tomar por el saco.

La cagaste, good job!

La cagaste, good job!

Pero antes de llegar a este punto, pasaréis por otras etapas, tomaremos como ejemplo un doctor cuya norma de vida era no implicarse emocionalmente con sus pacientes.

Primeras horas

WHAT THE ACTUAL FUCK

En esta etapa no sabes muy bien si ha pasado, lo has soñado o estabas drogado. El paciente ha muerto y le habías dicho a él y a toda su familia que todo saldría bien. Llevabas dos meses yendo a visitarle a diario y a jugar unas partiditas a las cartas con él. Podría decirse que hasta lo considerabas tu amigo.

NEGACIÓN

Tampoco me he implicado TANTO, fueron sólo unas partiditas a las cartas; nada de “amigos para toda la vida y cuando salgas del hospital nos iremos de juerga juntos”.

Durante la etapa de negación, se da también la etapa de la DUDA, como por momentos.

Primeros días

 CONSULTA

Cuentas tu cagada a una persona cercana para saber si es posible que hayas roto tu primera norma. Le cuentas la historia pero un poco a tu manera, en plan “a ver, eran unas partiditas a las cartas, no éramos amigos”

Esa persona sabe que estás contando la historia como a ti te da la gana, su respuesta te lleva a la siguiente etapa:

 CONFIRMACIÓN

– Sí, te has implicado emocionalmente con un paciente con cáncer terminal, ha muerto, es TU culpa. No haberlo hecho.
– Gracias, amiga, yo también te quiero.

Después

ENTORNO o CHOQUE FRONTAL

Toca dar la cara. Evitas el tema, ¿amistad con tu paciente? ¿Qué dices, estamos locos o qué?

¿Que lo más correcto y apropiado sería abordar el tema con una breve pero clara conversación? Sí, eres un doctor que ha roto su motto, deberías al menos dar una pequeña explicación. Pero… nah.

BAJÓN

Te sientes un poco deprimido y decepcionado contigo mismo por no haber cumplido lo que te habías impuesto como norma vital, y cuestionas tu fuerza de voluntad y tu autocontrol.

ACEPTACIÓN

Es un poco un… a lo hecho pecho. Llega un nuevo paciente al hospital, muy enfermo, entra en tu consulta, le miras con una fría amabilidad, le sonríes (sin ningún tipo de implicación emocional), y le dices:

– Haremos lo que esté en nuestras manos. Pero no podemos prometer nada.

Es sábado y he escrito esto, superproducción creativa que se llama; eso y un vecino que pone la música a todo volumen y no me deja dormir la mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s