Falta de inspiración

Últimamente mucha gente me ha preguntado cómo se me puede ocurrir algo sobre lo que escribir cada día. Bueno, no es fácil. O sea, sí. Bueno, no sé; es fácil y difícil a la vez. Es difícil encontrar un tema a veces (como hoy), pero en cuanto te viene uno a la cabeza, es coser y cantar (expresión que carece de sentido para mí, porque no sé ni coser ni cantar). Como podéis ver, estoy soltando tonterías hasta que… ¡YA SÉ SOBRE QUÉ VOY A ESCRIBIR! Voy a escribir sobre hacer difícil lo fácil.

ESO es difícil

ESO es difícil

Un claro ejemplo de esto es elegir este tema de mierda, porque no se me ocurre cómo continuarlo. Otro ejemplo más desarrollable sería el de los exámenes de la Universidad. Así que le voy a dedicar un parrafito bonito.

Exámenes de Universidad

Aquí hacemos lo fácil difícil dos veces. La primera mientras estudiamos, ya que solemos pensar que si nos resulta fácil de aprender es porque nos falta algo por mirar. Todos se quejan de lo difícil que es el examen, llevan tres semanas estudiando y les queda medio temario. Tú llevas tres días y te quedan dos temas, lo encuentras fácil. La gente se pasa el día en la biblioteca y tú te dedicas a comerte la cabeza pensando “¿realmente es tan difícil? Seguro que me faltan 20 temas de apuntes”.

La segunda vez es el día del examen. Te lo dan, lo miras, sonríes y rellenas. La gente pide folios y folios (debe de ser por joder, realmente no hay que escribir tanto). Pasan 30 minutos y ya has terminado, miras alrededor y parece que estás en Serbia en los años 90: caras de agotamiento, sufrimiento, gente resoplando, a una chica parece que le tiembla el labio… ¿qué hacemos en ese momento? No entregar el examen, no queremos ser los primeros en levantarnos y entregarlo, eso es malo, es que se te ha olvidado escribir algo crucial.

A las dos semanas dan la nota del examen y no sólo has aprobado, sino que también has sacado buena nota. Más nota incluso que aquéllos que llevaban tres semanas de auto-arresto domiciliario. Amigo, has hecho increíblemente difícil lo fácil.

En las relaciones de pareja/amorosas/rolletes también hacemos las cosas terriblemente complicadas cuando son easy peasy lemon squeezy.

Relaciones

Voy a dirigirme a las chicas en este apartado, ya que somos las de las pajas mentales. Los chicos son más valientes en esto (hasta los que no se comen un rosco son más valientes). A una chica le gusta un chico y, ¿qué hace? Hay varios caminos, todos igual de mongólicos:

  • Finge que el chico no le atrae y luego se dedica a soñar despierta y dormida cuando está sola
  • Intenta hacerse la interesante, aunque en realidad sólo consigue ser bastante patética. A mí me mola ver eso. Intentos de miradas llenas de condescendencia que en realidad sólo lanzan desesperación en plan “aquí, ahora, POR FAVOR”.
  • Llama su atención de manera ridícula. Saltitos, grititos y muchas cosas bonitas. Son como Tinky Winkies del amor.

Con lo fácil que es coger al chico en cuestión, echarle contra la pared y decirle “quiero [insertar lo que sea que quieras con él] contigo”Pero… that’s not gonna happen.

Pero nuestra manía de hacer difícil lo fácil no se da sólo cuando queremos empezar una relación, sino también cuando queremos acabarla. Pero esto da para mucho, ya en el próximo post lo explico.

drama

OH DIOS MÍIIIIO

Por supuesto, hay mil millones de situaciones más en las que hacemos difícil lo fácil: las relaciones familiares, las relaciones de amistad, elegir lo que quieres del menú del restaurante, elegir el sabor de la mermelada, el color de una camisa… Nos sobra tiempo y y vergüenza. Voy a hacer una cosa, hoy haré fácil lo fácil, en plan estudio de campo, y mañana ya os comento.

4 comentarios en “Falta de inspiración

  1. Pingback: What is going on | Sara Doe

  2. Deberías poner uno sobre lo que pasa cuando es una tía la que se lanza, porque en mi opinión lo que suele pasar cuando te mojas es que se asustan y a) se flipan o b) pasan… También está la de que acepten pero tengan una sensación de no controlar la situación poco viril y eso en cualquier caso no favorece nada.

    Me gusta

    • Me parece que hoy en día tenemos que hacernos las tontas y esperar a que se lancen ellos, si somos nosotras las que marcamos el ritmo, ellos se asustan, les entra el miedo de quedar de “calzonazos” ante los demás.

      Oh well…

      Me gusta

  3. Pingback: ¿Reglas? | Sara Doe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s