Me gusta bailar el chachacha

Utilizo un título en clave por no poner “inseguridad” en LETRAS ENORMES. Sé que ayer comenté que hablaría de las excusas que ponemos las mujeres para evitar jugar a las cartas, así que os las enumeraré en plan breve, porque me apetece hablar de otra cosa.

Excusas para no jugar a las cartas cuando la causa de ello sois los hombres:

  • Me duele la cabeza
  • Estoy cansada
  • Juega a las cartas con Miranda Kerr
  • No, que igual te aplasto por la ración doble de tarta que tomé de postre
  • Estoy en esos días del mes en los que no puedo jugar a las cartas.

Las valientes miran al chico en cuestión y dicen “estoy enfadada, arrástrate, pídeme perdón de rodillas sobre un suelo de chinchetas y jugaremos a las cartas”.

Hoy nada de jugar a las cartas. AL SOFÁ.

Hoy nada de jugar a las cartas. AL SOFÁ.

Hala, ya está. Ahora lo de hoy: la inseguridad. Es graciosa, totalmente aleatoria. Muchísima gente tiene inseguridad y la esconde bajo una fachada de falso ego. Es la típica gente que nos cae mal porque parece que dejaron la humildad dentro del útero materno. Pero no todas las personas inseguras son así. Hay dos tipos:

Personas inseguras peligrosas

Las peligrosas son, principalmente, las que acabo de mencionar, las de la humildad non found. Son prepotentes, tiranas, egocéntricas, egoístas, envidiosas, mentirosas, falsas, intolerantes… un caramelito, vamos.

Diréis, es fácil alejarse de esa gente, no sueles querer acercarte a alguien que es un mamonazo. Error. Este tipo de personas suelen hacerse, o intentar hacerse, imprescindibles para los demás; tanto en la familia, como en las amistades, como en el trabajo. Se encargan de tejer una especie de red que siempre pasa por ellos. Todos conocemos a alguien así.

Cuando son amigos de la infancia es mucho peor, porque nos autoengañamos pensando que esa persona MUY en el fondo no es mala. Muchas veces dejamos de ser nosotros mismos para contentar a la amiga insegura, porque sabemos que no podemos quedar nunca por encima de ella, que eso la destrozaría. ERROR de nuevo. Las personas inseguras peligrosas no son buenas ni muy en el fondo, son sólo peligrosas.

Destrozarlos emocionalmente realmente es fácil, pero da como pena porque sabes que por dentro no son más que una mierda un cachorrito abandonado y mojado por la lluvia en el gélido invierno de Moscú.

Personas inseguras inofensivas

Cuclillas

Es la única foto que me transmitía timidez y fragilidad

Este tipo de inseguridad no hace daño a otros, sólo a uno mismo. Las personas inseguras inofensivas simplemente viven con miedo al rechazo o a la burla general. Al igual que las peligrosas, se crean una fachada de falsa seguridad, sólo que sin ser tiranos.

Realmente es como timidez pero llevada al extremo. No existe un patrón, todos hemos conocido a un chico o una chica guapos que no se atreven a dar el primer paso. O a una persona muy inteligente que no se atreve a compartir sus ideas porque piensan que los demás no las van a encontrar lo suficientemente buenas.

Destrozar emocionalmente a este tipo de inseguros es igual de fácil que destrozar al tipo peligroso, sólo que si destrozas emocionalmente a una persona insegura inofensiva te mereces la muerte, o al menos un dolor de muelas y oído crónico.

Fin del post de hoy, estoy menos criticona que otras veces, no prometo que esto dure mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s