Mo…mo…mon…monog…og… -¿Monogamia? -Sí, eso.

Aprovechando la caída del servidor de la web de Workether, voy a escribir, por primera vez en millones de años, un nuevo post. ¿El tema? Más o menos lo tengo perfilado, pero bueno, lo iré encauzando sobre la marcha. Mientras lo esquematizo más o menos en mi cabeza, os pongo un poco al día: TENGO AMIGOS. AL FIN. En plan, puedo coger y decir “¡Eh! ¿Vamos al centro a tomar algo?” a gente, y dicen que sí. Bueno, y una vida socio-gastronómica más ajetreada que la de la Preysler.

Ya está, ya lo he perfilado. Vamos a ver, hoy voy a hablar de lo mal que lleva la gente hoy en día eso de la monogamia. OH DIOS MÍO, LA PALABRA MALDITA. Recuerdo mi aversión al adulterio cuando tenía 16 años y era una romántica empedernida, ahora que tengo 21 y no soy ni la cuarta parte de romántica, puede que haya normalizado un poco más el concepto, es lo que tiene ver a mil millones de personas poner los cuernos a sus respectivas parejas, pero desde luego, no lo comparto.

¿Tanto cuesta- me pregunto yo- ser un poco monógamo? Que no tenemos 40 años, no llevamos 20 años con la misma persona. La pesada losa de la rutina aún no debería pesar sobre nuestros hombros. Que no tenemos un contrato de permanencia con nuestras parejas. Que para eso está la soltería, para hacer lo que uno quiere sin dar explicaciones (en el terreno amoroso, mucho me temo que los crímenes siguen siendo castigados en caso de soltería, no os volváis locos). Pero bueno, este fin de semana me he puesto a pensar sobre el tema, sobre por qué la gente puede llegar a ser infiel (antes de los 40), todo esto, por supuesto, mientras comía un paquete de cereales de chocolate por día.

Madre de Dios

Madre de Dios

La primera cosa que he pensado ha sido, si vas a ser infiel… ¿para qué empiezas algo “serio” con alguien? De ahí, como siempre que pienso, he sacado varias conclusiones (que sean acertadas o coherentes ya es otra cosa):

  • Dependencia mortífera: Ese tipo de personas que no saben estar solas y necesitan la aprobación continua de alguien para estar tranquilos. Me parece estupendo que necesitéis el apoyo de alguien para no hiperventilar; pero, ¿no os vale vuestra madre? ¿Un amigo? No sé, ¿cualquiera que no se implique emocionalmente con vosotros?
  • Inseguridad: Ya he hablado sobre la inseguridad, le dediqué un post enterito. La gente insegura necesita autorreafirmarse machacando a todas las personas que encuentra a su paso. Así que, ¿qué mejor que un ente que te diga lo maravilloso que es todos los días a la vez que subes tu prácticamente inexistente autoestima tirándote a otras personas?
  • Hijoputismo: No necesita mucha más explicación. Hay gente así, que es infiel porque le apetece. Y tiene pareja porque también le apetece.
  • Inconsciencia: Muchas veces, sobre todo en nuestras primeras relaciones, no somos conscientes de lo que implica tener pareja, ni valoramos el cariño y confianza que ésta nos brinda.

Vamos a ver, antes de ser infieles, recordad que también existe la opción de la relación abierta, muchas parejas la cogen, y me parece muy bien, la respeto mucho, sobre todo si ambas partes está realmente de acuerdo.

Me explico, el año pasado conocí a un chico y una chica alemanes que vivían juntos en su erasmus en Oviedo, se presentaban siempre como “compañeros de piso y amigos”, en realidad eran pareja, pero él había dicho que quería una relación abierta. Ella, enamorada hasta las trasncas y por miedo a que él la dejara, accedió. La pobre se pasó un año tragando con cómo él se camelaba a unas y a otras, era como ver la historia de Zeus y Hera en vivo. Sólo os digo que aún no sé si la chica era fea de serie o era cosa de la angustia constante que llevaba encima, no la vi sonreir ni una vez en los cuatro meses que estuvo de erasmus, ni cuando iba borracha (cosa bastante habitual). Cuando ella se fue, él se quedó otro semestre más. No quiero ni imaginarme lo que sufrió la pobrecita en su país mientras él jugaba a las cartas con cada chica que aparecía.

Y, la verdad, no me apetece escribir más sobre el tema. Lo siento si últimamente no escribo tanto, me cuesta mucho despotricar cuando estoy feliz. CON DIOS.

Un comentario en “Mo…mo…mon…monog…og… -¿Monogamia? -Sí, eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s