Tipos de gente que odio

Sabéis que me gusta clasificar las cosas, ordenarlas por tipos. También me gusta mucho es escribir, y si es escribir críticas negativas sin fundamento y nada útiles, mejor. Así que el post de hoy es el post, no puedo evitar disfrutar redactarlo con cruel pomposidad. Hoy voy a hablar de la gente a la que odio, pero para no dar nombres, que eso está muy feo, voy a intentar agrupar a esas personas según sus insoportables patrones de conducta.

Asco de vida

Qué mal me caéis todos

Este post es tan, o incluso más, subjetivo como los demás, entiendo que no a todo el mundo tiene por qué caerle mal una persona que yo odie, aunque no lo comparto. Así que no os enfadéis conmigo si vuestro mejor amigo pertenece a alguna de las siguientes categorías:

La gente cotilla

En mi mundo de piruleta, cuando era pequeña, pensaba que sólo las mujeres de más de 60 años podían ser cotillas, que el resto del mundo era normal y tenía su propia vida. Qué inocente era y cuán equivocada estaba, resulta que no, que un cotilla nace, no se hace. Si encima el cotilla en cuestión nace en una familia de cotillas, pues se hace experto cotilla.

Hay varios tipos de cotillas, eso sí; dentro de lo terrible que es ser cotilla, existen grados:

  1. Cotillas con un poco de lógica: fisgan todas las cosas de las personas de su entorno. Dentro de este subgrupo, distinguimos otras dos subcategorías.
    1. Cotillas con un poco de lógica pero no tan malas personas: cotillean por amor al arte, no pretenden chantajear a nadie con la información obtenida de manera rastrera.
    2. Cotillas con un poco de lógica pero también muy hijos de puta malas personas: cotillean para poder chantajear a las personas de las que obtienen información de manera ruin y rastrera.
  2. Cotillas sin control: son aquéllos cotillas que no sólo fisgan todas las cosas de las personas de su entorno, sino también la de gente que no tiene nada que ver con ellos. Un ejemplo de este subtipo son las marujas que ven “El Sálvame”. Ya me diréis vosotros qué fruto sentido tiene saber qué le pasa a la novia de aquel torero o al marido de aquella folclórica.

Los machistas

Sé que mucha gente me ha llamado feminazi en más de una ocasión, pero eran forococheros, así que no me preocupa en exceso, aún puedo dormir. La gente que me leéis con cierta constancia y continuidad habéis podido comprobar que yo suelto mierda de todos, de hombres y mujeres, sin excepción o diferencia. Ante todo, igualdad.

Aunque bueno, mucha igualdad pero los machistas me tocan los pies. Últimamente he tenido que aguantar muchas faltas de respeto por el simple hecho de ser mujer y creo que cualquier día de éstos voy a tener que morder un ojo a alguien. No me gustan los hombres que creen que pueden hablar de las mujeres como si sólo sirvieran para jugar a las cartas. Qué jugar a las cartas ni qué coño, semejantes cromañones no entienden de sutilezas, así que: Me dan asco los hombres que hablan de las mujeres como si sólo estuvieran allí para ser folladas. Hala. Ahí lo tenéis.

También odio que un machista me mande callar, o ignore mis sugerencias por el simple hecho de ser mujer. Y odio que luego diga que “no es por ser mujer, sino porque no era la más apropiada en ese momento”; lo cual me lleva a otro tipo de gente que odio…

La gente falsa

Esa gente que va con una sonrisa siempre en la cara, que va de simpática, pero en cuanto cree que nadie lo mira, cambia el gesto. Cuando una persona es falsa, mi mente directamente la ve como al alcalde de Nightmare Before Christmasla cara real del susodicho desaparece y es reemplazada, ¡PUM! Así soy yo. Por desgracia, hay mucha gente así; y, para aún mayor desgracia, la única manera de poder aguantar a un falso es ser más falso todavía.

Los patéticos

Esta categoría la pongo en masculino porque es más de hombres que de mujeres (la feminazi ha vuelto). Son esos típicos hombres de mediana edad-alta que van por ahí pensando que tienen 20 años. Para nada creo que la gente tiene que estar separada por edades, o que una persona, por tener más de 35 años, ya no pueda tener amigos de 20, de hecho, eso me encanta. Lo que me da asco es ese submundo de hombres poco evolucionados que van por la vida sin asimilar su edad, todos hemos visto alguno, se les reconoce porque son los típicos que van a discotecas de gente joven y babean cada vez que pasa una chica que podría ser su hija, pero babean en alto, soltando alguna burrada de orco nauseabundo a la chica en cuestión.

Que conste que, aunque sea un tipo de personas a las que odio, cuando voy de fiesta me encanta reírme de ellos. A mí y a absolutamente todas las mujeres del lugar.

Existen tantos tipos gente que me cae mal, que creo que voy a parar por hoy, y en el próximo post ya escribiré la segunda parte.

4 comentarios en “Tipos de gente que odio

  1. Pingback: Tipo de gente que odio IV | Sara Doe

  2. Me han recomendado un libro que solucionaría un par de ellos… Hay un montón de mujeres de atractivo razonable y conversación más que interesante mas allá de los 40, pero dudo que ni se acerquen a ese tercer tipo. No faltan desguaces para esta gente, pero es triste y visualmente muy desagradable. Muy gráfica tu foto señorita Doe.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s