Tipos de gente que odio II

Vuelvo sorprendentemente rápido, pero sólo porque quiero terminar el post empezado: Tipos de gente que odio. Más gente de la esperada se ha dado por aludida en mi entorno con la primera parte. El cotilla, tranquilo, no te odio por ello aún. Ahora ya me pongo al asunto, que tengo pastas de Mercadona, así escribir es más fácil.

paella

Oh… cuánto te odio

La gente wannabe clasista

No sé si entendéis lo que quiero decir, pero os lo explico, ya lo veis, soy un cielo. Los wannabe clasistas son personas a las que jamás se acercaría una persona clasista con un nivel adquisitivo medio-alto. Yo los llamo de otra manera, pero igual me llamáis de todo si lo digo por aquí, son los típicos términos que sólo uso con mi madre o con mi mejor amiga, porque sé que son tan malas personas como yo.

Un buen sinónimo de wannabe clasista es “parásito social”, sé que es fuerte, pero créedme cuando os digo que no es ni la milésima parte de fuerte que la palabra que uso normalmente. Que conste que yo jamás juzgo a la gente por lo que tiene o deja de tener, sin embargo sí juzgo a la gente por lo patética que es o deja de ser. Una persona que considera inferior a alguien por no poder permitirse lujos, o no tener contactos, no me merece el más mínimo respeto.

La gente que no “sabe estar”

Me gusta estar con gente que sabe comportarse en cualquier situación, para mí está tan fuera de lugar una persona que se comporta como un neandertal en una reunión formal, como una persona que se comporta de manera pedante en una reunión de amigos. No todos somos iguales, hay que ser un poco camaleón (que no es lo mismo que ser falso) y saber qué decir y qué hacer en cada situación.

También hay unos códigos de conducta básicos, por ejemplo, no tratar como a un íntimo amigo a una persona que acabas de conocer. Ni hablar por encima de los demás cuando mantienen una conversación.

Otro fallo de la gente que no “sabe estar” es el de no respetar la intimidad ajena. El derecho a la intimidad es algo que respeto mucho, la gente que no sabe estar no entiende qué es eso y te hace preguntas incómodas; y, si ve que no contestas, hace chistes sobre ello. Lo que una persona haga o deje de hacer en su tiempo libre es asunto de la persona en cuestión y de aquéllas que el protagonista quiera.

La gente que necesita ser el centro de atención

Este tipo de gente está bien para un ratito, para el primer día, cuando los conoces. Luego ya, como que terminas un poco hasta los cojones las narices. Tengo que decir que hay gente que tiene ese don, no necesitan hacer nada para ser el centro de atención, en ese caso, son gente divertida, es algo natural, no me molesta.

Aquí hay fiesta para todos

Aquí hay fiesta para todos

¿Cuándo lo encuentro molesto y digno de aparecer en los tipos de gente que odio? Cuando son yonkis de ser el centro de atención. Esa gente que, si ve que no son el núcleo de la reunión o de la celebración, se enfada y se va. Un poquito el rollo de “pues ahora me enfado y no respiro”. Vamos a ver, creo que absolutamente todos somos el centro de atención en algún momento en una celebración, menos ego, majos.

La verdad es que me estoy quedando sin tipos de gente que odio. Lo cual es bueno, odiar está mal, te salen arrugas y alguna que otra cana. He terminado el post y sigo teniendo pastas de Mercadona, todo va bien. Os abandono lo que queda de domingo, tengo cosas interesantísimas que hacer, como por ejemplo estar en la cama viendo películas y comiendo helado. Hala, con Dios.

2 comentarios en “Tipos de gente que odio II

  1. Pingback: Tipo de gente que odio IV | Sara Doe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s