Niveles

Hola de nuevo. Vale, sí, que ayer actualicé y hoy os sorprendo con otro post. Está muy bien pero no os emocionéis, este ritmo frenético de publicaciones termina hoy, lo que pasa es que ayer se me ocurrió un tema y soy plenamente consciente de que si no escribía sobre ello cuanto antes, terminaría olvidándolo.

¿Sobre qué tema? Sobre el necesario clasismo amoroso. Sí, echaos las manos a la cabeza, enfadaos y ofendeos, me parece estupendo; pero el clasismo amoroso es una realidad y, además, una realidad necesaria.

El mail era por el estilo de largo

Necesito un libro para entender estas cosas

Ahora me explico. Vamos a partir de la base de que tenemos dos parejas:

  • Pareja número 1: Ella es una niña de papá que vive en el centro de la ciudad o, aún mejor, en una urbanización súper pija de las afueras de Madrid. Él es un joven humilde que está bueno que te cagas pero no puede permitirse lujos.
  • Pareja número 2: Ella es una niña de papá que vive en el centro de la ciudad o, aún mejor, en una urbanización súper pija de las afueras de Madrid. Él es un joven súper pijo que vive en su misma urbanización/va a la misma universidad privada/hace pádel en el mismo club deportivo.

Bien, este post tratará de manera paralela la evolución de ambas relaciones.

Todos sabemos que los inicios de una relación siempre son guays, si se gustan, van a estar bien sin importar el nivel de vida al que estén acostumbrados. Los problemas empiezan con las presentaciones tanto al grupo de amigos como a la familia. Bueno, al grupo de amigos no, porque si el chico “humilde” está bueno, las amigas tendrán furor uterino y querrán hacerse con su propio rebelde sin causa. Así que rebobinamos y ahora ya en serio: Los problemas empiezan con la presentación a la familia.

Hago un breve parón para decir que soy plenamente consciente de cuánto daño han hecho los best-sellers juveniles a las relaciones actuales.

Vale, vuelvo al tema. El problema con la familia no es que ésta vaya a rechazar al humilde joven según lo conozca, eso no pasa desde el siglo XIX, el problema será el hecho de conocer a la familia en si, como etapa dentro de la relación. Más que nada porque las diferencias de nivel empiezan a ser más molestias cuando la relación se formaliza un poco. ¿Ejemplos?

  • Pareja número 1: Ella se quiere ir de vacaciones de ensueño a París. Para ello, le pide el dinero a su padre, que se lo da encantado porque ha sacado muy buenas notas en tercero de Derecho en la Universidad CEU San Pablo. Él no puede ir a París, había pensado en invitarla a pasar una semana en su casa, todo muy romántico, cocinando él, con velas, películas y baños con espuma; lo que buenamente puede permitirse.
  • Pareja número 2: Ella se quiere ir de vacaciones de ensueño a París. Para ello, le pide el dinero a su padre, que se lo da encantado porque ha sacado muy buenas notas en tercero de Derecho en la Universidad CEU San Pablo. Él no sólo puede ir a París sin problema, sino que ya había planeado todo un viaje precioso y romántico a la ciudad del amor con reserva en el restaurante de la Torre Eiffel.

La reacción de ella ante la situación número uno será de agradecimiento con boca pequeña, pasará esa semana en su casa y luego ya se irá de viaje de relax con sus amigas de la uni. La reacción de ella ante la situación número dos será de agradecimiento total con lágrimas de emoción, besos y partidas de cartas llenas de amor durante toda esa noche.

Ahora la semana de ensueño:

  • Pareja número 1: Él se esfuerza al máximo, le prepara pasta, risotto, fresas con nata, busca las películas que más le gustan a ella, compra velas, limpia la casa a fondo… Pone las sábanas más suaves del mundo. A ella nada le impresiona y se toma la semana como una semana normal, pero con él. El humilde joven se siente un poco inútil, como que nunca va a saber complacerla. Ella piensa en lo bien que se lo va a pasar en Ibiza con sus amigas y, por supuesto, le cuenta emocionada al chico todos sus planes. Esto, claramente, no ayuda a que él se sienta mejor.
Agradecimiento con la boca pequeña

Agradecimiento con la boca pequeña

  • Pareja número 2: Semana estupenda derrochando dinero en paseos nocturnos por el Sena en barco, cenas acompañadas de vino francés y noches de partidas de cartas en cómodas camas de hotel. Encantados los dos de haberse conocido. Ella llegará de vuelta a su casa y no parará de contarle a absolutamente toda la humanidad lo maravillosa que ha sido su semana en París.
Agradecimiento total

Agradecimiento total

Esto no quiere decir que una pareja vaya a durar más que la otra. Los pijos romperán porque son pijos y les gusta mucho lo de hacer el pijo y la pareja descompensada romperá por dos motivos:

  1. La chica se cansará de que el humilde joven no pueda seguirle el ritmo frenético de vacaciones caras, cenas y mierdas por el estilo.
  2. El chico entrará en una horrible y profunda depresión porque sentirá que no puede satisfacer las necesidades de su enamorada.

Y sé que es muy duro, pero es así. Disfrutad de vuestras relaciones, ya sean compensadas o descompensadas y que sea lo que Dios quiera; pero cuando pase lo que tenga que pasar, no digáis que no os he avisado.

Y me despido por hoy y por el tiempo que pase hasta que se me ocurra otro tema. Con Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s