You know nothing, Sara Doe

Mi vida más o menos ha funcionado de la siguiente manera: a los 15 pensaba que lo sabía todo y que tenía claro lo que quería y lo que no. A los 20 me daba cuenta de que a los 15 era una niñata que en realidad no sabía nada de la vida; pero bueno, ya tenía 20 años y ya sabía de sobra lo que me convenía y lo que no. LOL.

10-its-leviosa

Ahora que tengo 25, si me encontrara a mi yo de 20 años, le daría dos hostias con la mano bien abierta, para que se le pasara la tontería. Es más, a toro pasado, creo firmemente que era más madura con 15 años que con 20.

Otra diferencia importante, a día de hoy soy plenamente consciente de que no tengo ni idea de muchas cosas; de que estoy en un momento de mi vida en el que es normal que me sienta “algo” perdida.

Por eso mismo he decidido que, a partir de ahora, organizaré mi vida en lustros; me pararé cada 5 años y diré, bueno va, venga, qué has aprendido en estos 5 años, qué te diferencia de la Sara de 20 años; dónde quieres estar cuando cumplas los 30. ¿Progresas Adecuadamente o Necesitas Mejorar? Y bueno, lo he hecho, porque tengo 25 y toca revisión. He aquí mis conclusiones:

¿Qué me diferencia de la Doe de hace 5 años?

Lo más evidente a un simple golpe de vista es que peso 10 kilos más que hace 5 años (lo cual no es del todo malo); o que ya no tengo cara de niña. Supongo que lo primero se debe a que me encuentro en un entorno en el que me puedo sentir más relajada y tranquila conmigo misma. Lo segundo es cosa del paso de los años, y de los festivales que me meto casi cada finde…

Pero ahora en serio, durante estos últimos cinco años he aprendido bastantes cosas. He aprendido a ser algo más paciente. He aceptado que soy bastante caprichosa, y estoy trabajando para mejorarlo. Me he enamorado por primera vez. Y, también por primera vez, he vivido lo que es el desamor. Sorprendentemente, he sabido enfocarlo con bastante filosofía; y, en lugar de escribir un álbum deprimente a lo Álex Ubago, me he centrado en mi carrera y en mis amigos. También me he hecho bastante más fría, aunque sigue costándome demasiado decir “no”.

A nivel sexual, me siento mucho más plena que a los 20. He descubierto lo que es tener un orgasmo (más vale tarde que nunca); y, aunque tengo bastantes menos relaciones sexuales, estas son infinitamente más satisfactorias.

Mirando atrás, y comparando con el lustro anterior, me he dado cuenta de que, en estos últimos cinco años, he hecho más daño del que me han hecho a mí. A veces sin saberlo; otras, sin querer hacerlo ni poder evitarlo. Y, bueno, en otras ocasiones también lo he hecho de manera completamente consciente. Ese ha sido el cambio más grande con respecto a mis cinco años anteriores. No estoy orgullosa, pero prefiero esto a seguir como antes.

Y, ante todo, he aceptado que, por duro que parezca, tu madre no tiene por qué estar en tu vida. Y esa será mi mejor catarsis: “matar” a mi madre. Un proceso que ya he comenzado, y espero terminar mucho antes de cumplir los 30.

En cuanto a qué espero de la Sara de 30 años, bueno, ya os lo contaré en otro post. Con Dios.

2 comentarios en “You know nothing, Sara Doe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s