Ay tía, me ha hecho el desayuno

El otro día llamé a mi mejor amiga. Llamé a mi mejor amiga, y estaba borracha. Ella no, yo. Y nos pusimos a hablar, bueno, más bien me puse a hablar yo. Y empecé a darle vueltas a asuntos sin sentido, hablando con mucha vehemencia de muchos temas. Bueno, en realidad solo de un tema: de hombres.

Tras un rato soltando sin sentidos que, de vez en cuando, eran remotamente coherentes; mi discurso evolucionó en lo que se convirtió en algo con mucho más tangible; o, como diría Joe Crepúsculo, “adquirió un tejido real“. Empecé a hablar de los estándares. De lo mucho que estos habían bajado.

ME EXPLICO.

CASO 1

Hace unas semanas, una chica que conozco me contó que su novio era maravilloso porque la cuidó mientras tenía gripe.

O sea. Vamos a ver. ¿Qué será lo próximo? ¿Ponerle una puta estatua porque llegó a vuestra cita a la hora? ¿Agradecerle que no se cague en tu cara cuando discutís? ¿Ponerle su puto nombre a una calle porque te cedió la última patata frita cuando él come a un ritmo tres veces más rápido que el tuyo? SE HA COMIDO MUCHAS MÁS PATATAS QUE TÚ, ESA PUTA PATATA ES TUYA, TE PERTENECE.

CASO 2

Hace unos días, una chica que conozco dijo, con cara de “de esta me pide matrimonio”, que su rollete era un amor porque le hacía el desayuno. ¿Lo peor de todo? La ovación generalizada por parte de los presentes. “Jo qué mono, qué guay, tía”.

O sea. Vamos a ver. TU ROLLETE IBA A DESAYUNAR IGUALMENTE. Si no estuvieras ahí, estaría haciéndose el puto desayuno para él mismo. ¿Qué será lo próximo? ¿Beatificarle porque no es celoso? ¿Darle el premio Nobel de Ciencias por haber aprobado siempre Biología a la primera en el instituto?

CASO 3

Una chica publicó un post en Facebook de aproximadamente 3 metros de longitud diciendo lo mucho que amaba a su novio –lo del verbo “amar”, que me da muchas ganas de potar –, lo importante que era para ella, y lo incapaz que era de imaginar su vida sin él… TRAS DOS MESES JUNTOS. Era un post para celebrar LOS DOS MESES JUNTOS.

O sea. Vamos a ver. ¿Qué vas a sentir por él cuando cumpláis un año? O sea, ¿dónde está el tope de sentimientos? ¿Qué te ha demostrado EN DOS MESES para que hayas escrito dos capítulos de El Quijote sobre lo mucho que dices que lo amas? ¿Te has parado a mirar las cosas con perspectiva? ¿Te has parado un segundo a analizar ese sentimiento aunque sea un segundo, o lo has escupido sin pensar?*

*No olvidéis este tema, porque mi siguiente post –ya en proceso –va sobre esto.

CONCLUSIONES

pulp fiction mister wolf 7a.jpg

¿Te ha hecho el desayuno cuando has dormido en su casa? ¿Te ha cuidado mientras estabas enferma? ¿Son estos los motivos por los que se te cae la baba cada vez que piensas en él? Venga por favor, subamos un poco este listón, que al final nos conformaremos simplemente con que no tenga pareja, o con que no nos dé palizas. No digo que cada muestra de cariño no cuente, claro que cuenta. Claro que el hecho de que te cuide mientras tienes gripe dice algo bueno de tu pareja/rollete/lo que sea –como por ejemplo que no es un sociópata –, pero desde luego no significa que sea el hombre/la mujer de tu vida. No hace falta que lo cuelgues en tu muro de Facebook, ni que se lo cuentes a tus amigos/as de brunch, ni que lo publiques en el BOE. No nos interesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s