¿Qué es el amor?

Hola a todos. Vuelvo más pronto de lo que esperábais. Y con qué vuelvo, os preguntaréis. Vuelvo con morralla chunga. Mazo chunga troncos, vuelvo con una pregunta chula: ¿Qué es el amor? ¿Se come? ¿Lo puedes tocar? En teoría tiene olor, porque mucha gente dice que apesta, ¿no?

love-bed-gaspar-noe

Sigue leyendo

Ay tía, me ha hecho el desayuno

El otro día llamé a mi mejor amiga. Llamé a mi mejor amiga, y estaba borracha. Ella no, yo. Y nos pusimos a hablar, bueno, más bien me puse a hablar yo. Y empecé a darle vueltas a asuntos sin sentido, hablando con mucha vehemencia de muchos temas. Bueno, en realidad solo de un tema: de hombres.

Tras un rato soltando sin sentidos que, de vez en cuando, eran remotamente coherentes; mi discurso evolucionó en lo que se convirtió en algo con mucho más tangible; o, como diría Joe Crepúsculo, “adquirió un tejido real“. Empecé a hablar de los estándares. De lo mucho que estos habían bajado.

ME EXPLICO. Sigue leyendo

Y de repente, todo cambia.

Todo en orden. Todo bien, Sara, eres un templo zen. Doña “sin etiquetas”.

La reina del: Si pienso en él con otra, ¿me duele? Pues la verdad es que no… Sigue leyendo

Lo siento, te has enchochado

Uno no elige de quién se enchocha. Simplemente pasa. Conoces a alguien, pasáis una noche juntos y te enchochas o no. No existe un motivo tangible. Lo que sí que hay es algunas normas no escritas (hasta ahora) sobre el enchochamiento:

ruby-sparks-needy

Sigue leyendo

La peli que te montas Vs. La realidad

Todo muy 500 días juntos

¿Sabes la típica paja mental que te haces? Tipo el cuento de la lechera, que compras la vaca y ya te imaginas en la mansión de los Hilton, supervisando al grupo de sirvientes que limpian tu jet privado antes de que partas rumbo a la semana de la moda de Nueva York.

Pues lo mismo pasa con los hombres. Sigue leyendo

Dime su signo del zodíaco y te diré cómo juega a las cartas

doctor-who-sagittarius

Hace dos años empecé esta bonita tendencia: la de contaros cuál era mi experiencia jugando a las cartas con los diferentes signos del Zodíaco. Un año después, actualicé estas impresiones, cambios bastante sutiles, ya que durante ese año podríamos decir que mi actividad brilló por su ausencia. Sigue leyendo

Qué busco. Qué quiero.

Me considero una persona independiente. Caóticamente independiente. Y esto ha causado muchos quebraderos de cabeza. A mí, y a otra gente. No sé gestionar mis sentimientos. Lo busco, lo quiero. A menudo lo consigo. Y cuando lo hago, ni lo busco, ni lo quiero. Me explico. Me gusta mucho jugar a las cartas. ¿Por qué? Porque me da lo que busco, lo que quiero. Sigue leyendo

Dime su nacionadlidad y te diré como…

…juega a las cartas

A lo largo de mi corta vida me he visto envuelta –directa o indirectamente –en partidas de cartas con personas de diferentes culturas, países, continentes, whatever; y, a ver, no quiero ir de marisabidilla, pero la verdad es que las partidas de cartas son como el vino: no es lo mismo uno de Albacete que uno de Burdeos. No sé si me explico.

jess-sexy

También me gustaría aclarar que la lista que vais a ver a continuación no se basa en la experiencia de una noche de juerga. No. Tanto mis amigas como yo hemos hecho un profundo estudio de campo. Una vez más: no sé si explico.

Y ahora llega lo bueno: una lista.

Sigue leyendo

El placer de una buena gresca

No sé si a vosotros; y, particularmente, no sé si a vosotras os ha pasado, pero a mí me ocurre. En ocasiones, con más frecuencia de la que me gustaría reconocer, me despierto con ganas de una buena bronca. Suena el despertador y me dan ganas de hacerme la mustia y la sufridora. Doy la espalda a mi novio en la cama y me comporto como si anoche lo hubiera pillado montándose una orgía con todas las modelos de Victoria’s Secret. ¿Por qué? Ni idea.

zooey-dont-know

Sigue leyendo

Relaciones adolescentes Vs Relaciones

Antes de empezar, quiero explicar el título; no quiero decir en ningún momento que las relaciones en la adolescencia sean de mentira; simplemente que no son lo mismo que en la edad adulta, pero eso lo desarrollo en el post.

Está claro que a mis 23 años, la mayoría de mi experiencia amorosa viene de relaciones adolescentes; y, hasta hace un año, era mi única fuente de experiencia. Pero tras unos cuantos meses de relación “adulta” puedo encontrar las diferencias; y decir, sin ninguna duda, que por divertidas que sean las relaciones a los 17 años, no tienen nada que ver con el amor a partir de la independencia.

emmastonecuddly

Diferencias

Número de miembros en la relación

Las relaciones en la adolescencia no son cosa de dos. Son cosa del novio, la novia, los padres del novio, los padres de la novia, los amigos del novio, los amigos de la novia, los amigos que la novia abandona por el novio, las exnovias del novio y los exnovios de la novia. Mientras que a partir de la independencia, las relaciones son cosa del novio y de la novia. Punto.

Discusiones Y celos

En las relaciones adolescentes es rara la semana en la que no se discute porque “qué guarra es aquella” o “aquel está clarísimamente ligando contigo, lo voy a matar”. También es raro que, a partir del séptimo mes, no se empiece la etapa Guadiana de la relación; en la que se rompe y se vuelve intermitentemente hasta que se rompe definitivamente, obviamente.

yelling-anchorman

En las relaciones adultas se discute, cómo no, pero dejando de lado el rollo Escarlata O’Hara; las discusiones no son por problemas que nos inventamos sino porque uno no ha cambiado el rollo de higiénico, o porque el estropajo está en la pila llena de agua y platos sucios. No puedo ser la única a la que le da un asco inmenso esto.

Partidas de cartas

El sexo en la adolescencia es escaso y malo o  abundante, rutinario y conejil. La casa siempre tiene padres/abuelos/hermanos pequeños y eso dificulta ligeramente las cosas. Al final la pareja tiene sexo en diez minutos cuando los padres van a comprar el pan. Y con la ropa puesta, por si llegan de repente.

emmastonecomequick

Si, por algún casual, se tiene la suerte de que los padres, por motivos laborales, dejen la casa vacía todas las tardes, habrá partidas de cartas a tutiplén, como ocho por tarde, y eso hace pupa.

En las relaciones adultas, cuando se juega a las cartas, SE JUEGA A LAS CARTAS. Creo que me explico.

large

Planes

En la adolescencia, los planes que haces con tu pareja son, básicamente, ir al McDonald’s a comer patatas y beber Fanta Naranja y, si no da ni para eso, pues vais al parque a sentaros en un banco y daros el lote; el cine queda fuera de la ecuación. Mientras que en las relaciones adultas, puedes permitirte ir a cenar, beber un buen vino, salir a bailar, e incluso hacer algún viaje de vez en cuando. Y, si un día estáis vagos, os quedáis en casa viendo una peli en Wuaki.tv y bebiendo cerveza; que no hay padres.

beer-fwb

Así que, bueno, si eres adolescente y estás leyendo esto, te digo que hay esperanza, las relaciones mejoran en cuanto te independizas. Si eres un adulto y tu relación es una mierda; rómpela, que más vale solo que mal acompañado. Y si todo te va bien, chachi. Hala, con Dios.