Tipos de gente que odio: Gym Edition

Doe va al gym y sufre mogollón

Aprende matemáticas con Pipo no es nada comparado con lo que viene ahora. Yo, mundialmente conocida por mi habilidad de desplazarme de un plano horizontal -la cama -, a otro -el sofá -, sin necesidad de incorporarme, me he apuntado al gym.

clueless-gym

Diréis “esto ya nos lo sabemos, no es la primera vez”, y tenéis razón, no lo es. La diferencia entre esta vez y las mil veces anteriores es que ahora voy. Es más, he esperado tres meses a escribir esta entrada para que vierais que la cosa iba en serio. Sigue leyendo

Tipos de relaciones

Hoy me he despertado antes de que sonara el despertador, lo cual me ha dado un aire atormentado y profundo que, en realidad, no es más que sueño. Mucho sueño. Este fin de semana me he dedicado a atormentar a mi compañero de piso con dos películas de las que hacen llorar, a mí por lo menos (Jeux d’enfants y Where The Wild Things Are), así que el karma me lo ha devuelto con este maldito insomnio matutino.

Gracias insomnio

Gracias insomnio

Sigue leyendo

Tipos de gente que odio III

Me ha parecido necesario añadir un último tipo de gente que odio: los bienqueda. Los bienqueda son aquéllos que necesitan terminar todas sus relaciones; ya sea de amistad, amorosas o profesionales, quedando bien con la otra persona.

Si sólo digo eso, no parece que sean un tipo de personas horribles, más bien todo lo contrario. Pero no sólo digo eso, los bienqueda no pretenden retomar esa relación, realmente no tienen ningún interés en que siga habiendo ningún tipo de lazo entre él y tú, pero necesitan tener la imagen siempre limpia; como un autolavado de conciencia, eso es lo que hace que no me caigan en excesiva gracia.

Es una entrada un poco anárquica y bastante fea, pero necesitaba escribir, estoy insomne y con las hormonas un poco revolucionadas, dadme chocolate y no os quejéis tanto.

Todo va bien

Todo va bien

Tipos de gente que odio II

Vuelvo sorprendentemente rápido, pero sólo porque quiero terminar el post empezado: Tipos de gente que odio. Más gente de la esperada se ha dado por aludida en mi entorno con la primera parte. El cotilla, tranquilo, no te odio por ello aún. Ahora ya me pongo al asunto, que tengo pastas de Mercadona, así escribir es más fácil.

paella

Oh… cuánto te odio

Sigue leyendo

Tipos de gente que odio

Sabéis que me gusta clasificar las cosas, ordenarlas por tipos. También me gusta mucho es escribir, y si es escribir críticas negativas sin fundamento y nada útiles, mejor. Así que el post de hoy es el post, no puedo evitar disfrutar redactarlo con cruel pomposidad. Hoy voy a hablar de la gente a la que odio, pero para no dar nombres, que eso está muy feo, voy a intentar agrupar a esas personas según sus insoportables patrones de conducta.

Asco de vida

Qué mal me caéis todos

Este post es tan, o incluso más, subjetivo como los demás, entiendo que no a todo el mundo tiene por qué caerle mal una persona que yo odie, aunque no lo comparto. Sigue leyendo

Hombres que cocinan

Ayer, hablando con el Señor X, que ya no es tan señor, ni tan X, se me ocurrió un tema: los hombres que cocinan. Ya veis vosotros, ya había clasificado a los hombres por tipos, pero me había dejado a estos especímenes en el tintero. Os parecerá una tontería de clasificación, pero no, no es una tontería,  es crucial y mortal de necesidad.

paella

El hombre que ha hecho esto juega mucho a las cartas seguro, no me fío

Sigue leyendo

Tipos de ex

Nada mejor en el día de los enamorados que hablar de los tipos de ex, yo soy así, me gusta joder la marrana, lo siento, pero es lo que hay.

Todos, o casi todos (probablemente los forococheros no), tenemos expareja; y todos les hemos dicho cosas hípercursis. Los chicos no podéis haceros los duros aquí, porque como mujer hetero que soy, he oído las largas sartas de ñoñerías que vomitábais en pleno éxtasis de felicidad parejil. A continuación algunos ejemplos: Sigue leyendo

Tipos de mujer II

Más de una persona me ha preguntado si habría segunda parte del post “Tipos de mujer”, os habéis acostumbrado a que escriba las entradas en dos partes, ¿o qué? Sé de sobra que faltan algunos tipos; si me hubiera puesto a decirlos todos, tendríamos hasta mañana. Pero si queréis más… aquí tenéis alguno:

Desesperadas

Se caracterizan porque aguantan todo lo que les hace la persona que les gusta. Hacen un pacto con el diablo en el que ofrecen su dignidad y su orgullo a cambio de la sobresaliente capacidad de fingir orgasmos para satisfacer a su hombre.

No quiero tener que volver a mencionarlas, pero podríamos decir que son, en parte, mujeres inseguras. El lumpen del terreno amoroso.

 Frías materialistas

Para ellas, el atractivo de un hombre es directamente proporcional a su cargo y a la cantidad de dinero que haya en su cuenta. Ejemplo más claro: millones de lectoras de 50 sombras de Grey. Todos sabemos que si el protagonista fuera fontanero en lugar de un CEO hipermegamultimillonario, su rollito de dar azotes, latigazos y ataros a los barrotes de la cama os parecería de depravado.

Trabajo ideal: Prostituta de alto standing.

Coqueteras

Doy las gracias a Pepe por este término tan fino que sustituye al burdo y basto “calientapollas” de toda la vida. Lo más gracioso de estas chicas es que ellas son plenamente conscientes de lo que hacen y les encanta. Miento, en realidad lo más gracioso de estas chicas es que creen que acostarse con un chico es de “guarra”.

Claro, maja, claro, liarte con él contra la pared de la discoteca durante toda la noche arrimándole cebolleta y susurrándole cochinadas al oído está muy aceptado por la Biblia. Te van a beatificar.

 Artificiales

Silicona en labios, pecho y culo. Ropa siempre ajustada, corta y escotada. Tienen que comprar tallas enormes para que sus tetas quepan en las prendas. Se las reconoce por lo obvio cuando las miras de perfil; y, de frente, se caracterizan por parecer un besugo de hace una semana.

Pero no nacieron con silicona hasta en el alma; antes fueron chicas normales con el sentido estético anclado en la Pamela Anderson de “Los vigilantes de la playa”. Cuando aún están sin operar, se las reconoce por los morritos de pato retrasado que ponen hasta para pedir la hora, las fotos tomadas en su baño en plano cenital y la cantidad, por encima de la media, de ropa con estampado de leopardo.

No sé si queréis más, yo creo que ya está más que bien por hoy. Los insultos como siempre: abajo, de manera ordenada y premio la originalidad; no me mandéis a fregar, ya está todo fregado.

525855_10150767633338326_441158647_n

Ta to fregao

Tipos de mujer

Me habéis puesto a caldo hasta quedaros a gusto antes de dejarme terminar lo que había empezado. Un post sobre los tipos de hombre, amigos, no tiene sentido sin su correspondiente post sobre los tipos de mujer. Hay muchas, y casi todas muy malas.

Antes de empezar a clasificar mujeres como si fueran rocas, tengo que decir que ayer olvidé añadir el grupo de los informáticos; tal vez porque es el único en el que el 90% de los miembros son decentes; así que no tenía “chicha”.

Comida casa Pernille

Se nos coló un hombre

 Allá voy con los tipos de mujer:

Inseguras

Todos tenemos la típica amiga que cada fin de semana tiene que liarse con un chico para no sentirse fea. Intentan que todas sus amigas estén de peor ver que ella para reafirmarse. Cuando tienen novio desaparecen; y, si aparecen algún día (por supuesto con él), te mirarán como fieras cada vez que le hables.

 Pero bueno, no me voy a cebar con este tipo de “mujer” porque dan bastante pena y no es plan de atacar a mi género.

Divas

Discoteca llena de gente bailando borracha, música cutre. Llega la diva. Se toca el pelo y entra moviendo las caderas al ritmo de la música mientras se quita el abrigo mirando con condescendencia a la multitud. Realmente no están mirando a nadie, fijan su vista en el infinito mientras piensan en lo maravillosas que son y en que, en ese bar, ni en ninguno, tienen competencia.

Me llamábais diva. PA' TU CHIQUILLO.

Me llamábais diva. PA’ TU CHIQUILLO.

Son jodidamente insoportables; a no ser que sean inseguras camufladas; en ese caso, dan aún más pena.

Despechadas

Las típicas que siguen pilladas por su ex-novio, así que se dedican a liarse con otros, o a publicar en su Facebook toda su vida para que él lo lea. El resto de las mujeres son competencia. Montan escenitas, pollos y obras de teatro completas. Escucharlas a ellas es como escuchar las letras de un disco de “Pimpinela”.

 Chicas “Perro del Hortelano”

Los chicos las conocéis de sobra. Son las típicas que os dejan y hacen lo que les da la gana, hasta ahí normal; pero en cuanto os acercáis mínimamente al espacio vital de una mujer que no sea ella… PREPARÁOS PARA AGUANTAR REPROCHES Y LLOROS. Si dais con una de éstas, vais a tener que aguantar cómo ella se deprime y se pone mustia cada vez que tú conoces a alguien, mientras ella publica fotos con su nuevo novio en su muro de Facebook.

Chicas de grupo

Las típicas chicas que siempre se mueven en manada, hablan muy agudo y, cada vez que salen, hacen algo “súper cool”, como disfrazarse todas de lo mismo, ir a tomar cócteles y luego “a la caza de hombres, tíiiiia”. Lo bueno de las chicas de grupo es que no suelen ser de ninguno de los otros tipos, van bastante a su aire.

382959_10151317593509586_770923688_n

Eso sí, en cuanto falta una, van a criticarla; pero de la manera en que sólo las mujeres sabemos criticar: intentando dar la impresión de que no es una crítica, sino una simple preocupación por ella, porque “la notamos distante y diferente, tal vez le pase algo”.

Chicas-chico

La típica chica que siempre está rodeada de chicos y no porque esté buena, sino porque es prácticamente una de ellos (sin ser una marimacho). Hablan de cualquier tema con naturalidad y no se espantan cuando les ponen un vídeo porno o alguien cuenta un chiste cruel.

El libro

Roba-novios

Es una categoría, sí. Aunque no parezca posible, hay chicas a las que sólo les atraen los chicos que tienen novia. Y les atraen aún más si la novia es amiga suya (bueno, amiga). Supongo que son una subcategoría de las “Inseguras”, necesitan saber que pueden conseguir al novio de una amiga para sentirse mejor con ellas mismas. Triste.

Lo bueno de este tipo de chicas es que te libran de los mamarrachos. Si tu novio llega a ponerte los cuernos con ella es que no merecía tanto la pena.

Pagafanteadas

Las típicas chicas que siempre tienen un pagafantas al lado. La mayoría de las veces ni se enteran de que su amigo está pillado por ellas, así que en el fondo no son malas. Eso sí, el resto de la humanidad sufrimos por el pobre chico, al que se le nota a la legua que está hasta las trancas por ella. Ella confía plenamente en su amigo, le cuenta todos sus problemas, sí, incluso lo mal que se lo está haciendo pasar ese chico tan terriblemente atractivo para ella (y tan terriblemente mamonazo para él) que pasa de ella.

En cuanto a la clasificación fea/guapa, no tiene sentido con las chicas. En general somos más sentimentales que los chicos, y lo de poner el listón por el suelo no es lo nuestro, salir con un chico por salir con alguien no es algo que generalmente podamos hacer. Y, en la mayoría de los casos, ni siquiera para el sexo casual son capaces de estar con alguien sin que exista, al menos, atracción física (por mucho alcohol que corra por nuestras venas), ya que podemos sobrevivir sin sexo durante más de dos días, a diferencia de los hombres.

Ni ella lo haría

Aquí termina mi post de hoy. Ruegos, preguntas e insultos abajo, por favor.

Tipos de hombre II

Aquí va la segunda parte del post que comencé ayer, sin más introducción:

Chicos de artes

Los chicos del campo artístico simplemente suelen tocarme las narices. No aguanto que se pongan profundos, filosóficos y teatrales. Saben de todo, son “humanistas”. Son como políticos afeminados: todo forma, nada de contenido. Epítetos, metáforas, rodeos, monólogos…

Pero esto es algo que me pasa a mí, ese tipo de hombres suelen hablar mucho y esperar respuesta. Para mí hablar consiste en un acto comunicativo, y este tipo de chicos vomitan palabras sin expresar nada.

Músicos

Son graciosos, a ver, al tocar en un grupo, he conocido unos cuantos músicos que, claramente, el nivel que podían alcanzar es el de ser conocidos en su barrio; pero eso no los hacía menos creídos. Y si hay algo peor que un creído, es un mindunguis que va de Elvis Presley por la vida.

De todos modos, tengo que salvar a algunos, los hay que tocan por diversión y no por tirarse a groupies.

Golfos

No me molestan especialmente, se les ve venir. Si te da por hacer algo con ellos es tu problema y allá tú con las consecuencias. Son buenos para una chica que no busca nada serio, si eres romanticona no te creas que los vas a cambiar, eso no pasa. That’s not gonna happen. Vete a por un romanticón, hártate de él y conviértelo en un obseso rencoroso contigo y un atormentado para otra.

Eso sí, es genial tener algún golfo como amigo, te ayuda a conocer mucho más a los hombres.

Luego ya podríamos empezar a clasificar a los hombres por su físico: Guapos/feos. Durante mucho tiempo pensé que un feo siempre sería mejor novio, no sé por qué. Lo he ido reflexionando y la verdad es que es una tontería, los feos están con quien pueden, no con quien quieren; así que probablemente serían infieles a la primera de cambio; no están para dejar pasar ningún tren. Sin embargo, un guapo está con quien quiere, y no necesita acostarse con la primera que se le ponga delante para subir su autoestima.

Y, para despedirme, querría dar las gracias a los chicos de forocoches por la difusión que han hecho a mi blog. Un beso.

la foto