Tipos de hombre I

Aunque ya os he hablado de los desesperados que van de ex-golfos, rompiendo así todo tipo de orden en las explicaciones; entre hoy y mañana voy a tratar de hacer una “breve” clasificación de los tipos de hombre que existen; o mejor dicho, de los que se han cruzado en mi camino hasta ahora.

Lo malo de esto, es que sé que alguno lo leerá, se dará por aludido (sin estar equivocado) y se enfadará infinitamente conmigo; lo cual me importa bastante poco, francamente, ya que me pillan lejos. Aquí van:

Romanticones

Sí, te van a dar una relación estupenda y maravillosa, pero no te hacen sentir especial; porque en el fondo sabes que son como los perros: les mueven la cola a todo el mundo. Y con “mover la cola” quiero decir “ser dulces y cariñosos”.

Obsesos rencorosos

Si eres una mujer de pareja para toda la vida, no hay problema, durante la relación son maravillosos; tal vez un poquito empalagosos, pero si crees en el amor eterno, probablemente tú también lo seas. Eso sí, como los dejes, prepárate para escuchar reproches y algún que otro insulto.

Ex-golfos aposentados ergo celosos

Los típicos que han puesto los cuernos a todas sus parejas hasta que se enamoran. Si se enamoran de ti, prepárate a sufrir; por eso de “siempre cree el ladrón que todos son de su condición”.

Este tipo de hombres están comidos por los celos, cada vez que salgas sin él, te dirá de todo. Son de los que montan escenitas e incluso amenazan con suicidarse. Tienen su gracia, estar con uno de ellos es como vivir en primera persona una obra de Shakespeare interpretada por chimpancés.

Desequilibrados

Tal vez esta categoría sea demasiado amplia; pero yo me entiendo. Un hombre desequilibrado tiene sus pros, es difícil que te canses de él, porque antes de que llegues a hacerlo, cambia por completo. Lo malo es que parece que menstrúan, lo mismo te llegan con un ataque de celos, que con un ataque de risa, que pasando de ti por completo.

Lo mejor es dejarlos y que los aguante su familia.

Superficiales estirados

Son los típicos que sin ser nada del otro mundo, exigen la perfección en su pareja. El típico chico del montón que se cree un Adonis y le dice a su novia “¿vas a comerte eso? Si engordas, te dejo, ¿eh?”

No tienen gracia alguna, y pueden llegar a hacer bastante daño al autoestima, si dáis con uno de ellos, huíd, corred, RÁPIDO FUERA UF CACA.

Atormentados por culpa de una exnovia

Tengo una teoría, hasta el momento acertada, acerca de los hombres de más de 21 años: es prácticamente imposible encontrar a un hombre de más de esa edad que no tenga un trauma por culpa de una exnovia.

Lo tremendo es que ese “trauma” les impide volver a ser normales con una chica, convirtiéndolos en “dolidos mamonazos” como me gusta llamarlos a mí. Una relación con ellos es inviable, siguen pillados hasta las trancas por su exnovia.

Lo cual, ahora que lo pienso, los convierte también en “obsesos rencorosos”.

Seguiré mañana con más tipos de hombres, hay demasiados…

Te huelo la desesperación desde Cuenca

Puede que sea un poco cruel y tenga su correspondiente repercusión kármica, pero voy a escribir sobre alguien a quien he conocido estas últimas semanas y que no encajaba en ningún grupo de hombres con los que me había cruzado hasta ahora: El ex-supuesto-golfo-que-en-realidad-es-un-desesperado.

Perfil

  • Entre 25 y 30 años.
  • Trabajo fijo sin opciones de promoción.
  • Ninguna inquietud intelectual.
  • Pretensiones por encima de sus posibilidades.
  • Grupo de amigos de toda la vida.
  • Hablan mucho, saben poco y hacen aún menos.
  • Se expresan en el idioma de los monitores de campamento infantil de la iglesia (i.e. plagado de diminutivos extraños y palabras derivadas de onomatopeyas).
  • Tan optimistas que apetece vomitarles encima.
  • Gusto excesivo por el contacto físico de oso amoroso.
  • Hablan de su gran experiencia sexual pero parece que tienen miedo de demostrarla; creen que pueden calentar utilizando el lenguaje.

Vamos, alguien vacío que se junta a personas con un cerebro de actividad media.

Lo único que diferencia a los miembros de este grupo de los “cazadores-de-aquítepilloaquítemato” es que los desesperados van de antiguos fuckers que se han cansado de ir “de flor en flor” cuando en realidad lo que les pasa es que tienen miedo de que les partas la cara si se lanzan. En el fondo, son conscientes de que no están al nivel necesario para que te fijes en ellos sin conversación previa (por lo de tener pretensiones por encima de sus posibilidades).

desesperación

Así expresamos Pernille y yo lo mucho que odiamos a este tipo de hombres

CRASO ERROR. Voy a hablar a nivel personal. La conversación con un chico es crucial para mí, siempre y cuando yo busque algo serio y el chico en cuestión no sea un bocachancla . Un hombre “normalito” se puede convertir en uno atractivo a los ojos de una mujer si la estimula mentalmente; vamos, lo que se conoce por tener labia. Pero si habla como un oligofrénico sólo la espantas, d’accord? Como en el fondo soy buena, voy a enumerar una serie de consejos acerca del lenguaje que debes seguir si quieres conseguir una chica:

  • Evita hablar como si te dirigieras a un niño de tres años: evita las expresiones “pupa”, “es una caca”, “a mí plin, yo duermo en Pikolín”, “pescadilla fuera del agüilla”.
  • Evita la letra “k” lo máximo posible al escribir. LO ODIAMOS.
  • No la trates como si fuera una damisela en apuros yendo de chico maduro que sabe qué hacer en cada situación.
  • No todas las frases necesitan tu afirmación, a veces son simples notas informativas. Si le preguntas qué comió y te responde “pollo”, no le sueltes un “eso está muy bien, el pollo es muy sano”.
  • No muestres tu desesperación intentando llamar su atención despidiéndote mil veces por Whatsapp para volver a los cinco minutos porque no te ha contestado. Nos gusta que os hagáis un poco los interesantes.
  • No utilices expresiones explícitas o vulgares del estilo de “vas a pasarte el finde abrazando al señor Roca”, “no te esperes un pollón”, ¿jalaste ya?”. Somos señoritas y esas expresiones nos hacen huír despavoridas.
  • No pongas caritas tristes de emoticono, nos exhasperan, no tienes dos años.

En resumen, no seas pesado.

Todas nos vamos a encontrar con chicos así, es normal. Realmente sólo quieren sexo, pero intentan alcanzarlo por el camino de la sensiblería. Voy a daros un dato muy importante: Sensiblería en ningún momento equivale a sexo. Sólo equivale a largas conversaciones con amigas/madres riéndonos de vosotros.