¿Qué es el amor?

Hola a todos. Vuelvo más pronto de lo que esperábais. Y con qué vuelvo, os preguntaréis. Vuelvo con morralla chunga. Mazo chunga troncos, vuelvo con una pregunta chula: ¿Qué es el amor? ¿Se come? ¿Lo puedes tocar? En teoría tiene olor, porque mucha gente dice que apesta, ¿no?

love-bed-gaspar-noe

Sigue leyendo

Excusas mañaneras

Si vives en una piña debajo del mar, es posible que no te hayas liado nunca con alguien que:

  1. No entiende que a lo mejor se tiene que ir de tu casa ya
  2. Te ha despachado de casa pronto por la mañana

Pero si vives sobre la superficie terrestre, y en especial en una ciudad más o menos grande, seguro que te has encontrado en alguna de las situaciones arriba mencionadas un millón de veces. Es entonces, y solo entonces cuando utilizarás, o utilizarán sobre ti, la famosa “es que tengo que hacer cosas“.

please-leave-morning-after

Sigue leyendo

You know nothing, Sara Doe

Mi vida más o menos ha funcionado de la siguiente manera: a los 15 pensaba que lo sabía todo y que tenía claro lo que quería y lo que no. A los 20 me daba cuenta de que a los 15 era una niñata que en realidad no sabía nada de la vida; pero bueno, ya tenía 20 años y ya sabía de sobra lo que me convenía y lo que no. LOL. Sigue leyendo

La peli que te montas Vs. La realidad

Todo muy 500 días juntos

¿Sabes la típica paja mental que te haces? Tipo el cuento de la lechera, que compras la vaca y ya te imaginas en la mansión de los Hilton, supervisando al grupo de sirvientes que limpian tu jet privado antes de que partas rumbo a la semana de la moda de Nueva York.

Pues lo mismo pasa con los hombres. Sigue leyendo

Vivir da agujetas

Vivir cansa, duele, da agujetas, flato. Pero también tonifica, endurece, te hace fuerte. Como te pasa con el gym, a veces te despiertas sin ganas de vivir. Y otras, con ganas de comerte el mundo y quemar la máquina elíptica. Sigue leyendo

Qué busco. Qué quiero.

Me considero una persona independiente. Caóticamente independiente. Y esto ha causado muchos quebraderos de cabeza. A mí, y a otra gente. No sé gestionar mis sentimientos. Lo busco, lo quiero. A menudo lo consigo. Y cuando lo hago, ni lo busco, ni lo quiero. Me explico. Me gusta mucho jugar a las cartas. ¿Por qué? Porque me da lo que busco, lo que quiero. Sigue leyendo

Relaciones adolescentes Vs Relaciones

Antes de empezar, quiero explicar el título; no quiero decir en ningún momento que las relaciones en la adolescencia sean de mentira; simplemente que no son lo mismo que en la edad adulta, pero eso lo desarrollo en el post.

Está claro que a mis 23 años, la mayoría de mi experiencia amorosa viene de relaciones adolescentes; y, hasta hace un año, era mi única fuente de experiencia. Pero tras unos cuantos meses de relación “adulta” puedo encontrar las diferencias; y decir, sin ninguna duda, que por divertidas que sean las relaciones a los 17 años, no tienen nada que ver con el amor a partir de la independencia.

emmastonecuddly

Diferencias

Número de miembros en la relación

Las relaciones en la adolescencia no son cosa de dos. Son cosa del novio, la novia, los padres del novio, los padres de la novia, los amigos del novio, los amigos de la novia, los amigos que la novia abandona por el novio, las exnovias del novio y los exnovios de la novia. Mientras que a partir de la independencia, las relaciones son cosa del novio y de la novia. Punto.

Discusiones Y celos

En las relaciones adolescentes es rara la semana en la que no se discute porque “qué guarra es aquella” o “aquel está clarísimamente ligando contigo, lo voy a matar”. También es raro que, a partir del séptimo mes, no se empiece la etapa Guadiana de la relación; en la que se rompe y se vuelve intermitentemente hasta que se rompe definitivamente, obviamente.

yelling-anchorman

En las relaciones adultas se discute, cómo no, pero dejando de lado el rollo Escarlata O’Hara; las discusiones no son por problemas que nos inventamos sino porque uno no ha cambiado el rollo de higiénico, o porque el estropajo está en la pila llena de agua y platos sucios. No puedo ser la única a la que le da un asco inmenso esto.

Partidas de cartas

El sexo en la adolescencia es escaso y malo o  abundante, rutinario y conejil. La casa siempre tiene padres/abuelos/hermanos pequeños y eso dificulta ligeramente las cosas. Al final la pareja tiene sexo en diez minutos cuando los padres van a comprar el pan. Y con la ropa puesta, por si llegan de repente.

emmastonecomequick

Si, por algún casual, se tiene la suerte de que los padres, por motivos laborales, dejen la casa vacía todas las tardes, habrá partidas de cartas a tutiplén, como ocho por tarde, y eso hace pupa.

En las relaciones adultas, cuando se juega a las cartas, SE JUEGA A LAS CARTAS. Creo que me explico.

large

Planes

En la adolescencia, los planes que haces con tu pareja son, básicamente, ir al McDonald’s a comer patatas y beber Fanta Naranja y, si no da ni para eso, pues vais al parque a sentaros en un banco y daros el lote; el cine queda fuera de la ecuación. Mientras que en las relaciones adultas, puedes permitirte ir a cenar, beber un buen vino, salir a bailar, e incluso hacer algún viaje de vez en cuando. Y, si un día estáis vagos, os quedáis en casa viendo una peli en Wuaki.tv y bebiendo cerveza; que no hay padres.

beer-fwb

Así que, bueno, si eres adolescente y estás leyendo esto, te digo que hay esperanza, las relaciones mejoran en cuanto te independizas. Si eres un adulto y tu relación es una mierda; rómpela, que más vale solo que mal acompañado. Y si todo te va bien, chachi. Hala, con Dios.

¿Es vivir en pareja tan terrible como lo pintan?

Mi primer post tras mi breve desaparición trata de uno de los cambios más importantes que ha habido en mi vida en este año de ausencia: el paso de vivir solo- o compartiendo piso con alguien random- a vivir en pareja.

picnicsushi

Sigue leyendo

No admitiré que se me cae la cara de vergüenza

Sé que debería caérseme la cara de vergüenza por llevar tanto tiempo sin aparecer por aquí; pero desde que me dedico a las redes sociales el 100% de mi tiempo, me apetece una mierda ponerme a crear mis cosas. Me he vendido.

De todos modos, voy a intentar volver, es una declaración de intenciones, echo de menos esto; y, qué coño, me he pagado el dominio, así que más me vale usarlo. Y me han pasado suficientes cosas como para escribir un par de posts (o hasta 30). Tengo un gato, eso ya son 25 entradas.

Para empezar, tengo un portátil que no se me cuelga en cuanto abro un vídeo de Youtube, lo cual me facilita un poco la labor. Así que ale, me tendréis por aquí. Por el momento, me voy a dedicar a rediseñar esto un poquito.

Hala, con Dios.

Odio que me encante ser mujer

Hola a todos. He vuelto rápido; y esta vez sin inspiración ajena. Más que nada, porque el tema de hoy me nace de muy dentro. Antes de nada, querría compartir con el mundo que ser mujer es maravilloso, una experiencia enriquecedora y variada que le recomiendo a todo el mundo. Siendo mujer aprendes a ir de 0 a 100 en un segundo y de 100 a 0 en aún menos. Así que, hombres del mundo, os pedimos comprensión, esto es muy duro. Sigue leyendo