Qué he aprendido de mi primera vez enamorada

Si me has leído a lo largo de este último año, seguro que has visto que me he enamorado. Pero hasta las trancas. Qué bonito, ¿verdad?

Pues sí, a veces sí. Pero aquí la listilla que siempre escribe posts como si lo supiera todo la ha cagado. La ha cagado pero bien. Y no, no por haber hecho cosas con mala intención, ni por tratar mal a mi pareja (ahora ex-pareja), sino por ignorar luces rojas grandes como catedrales. Sigue leyendo

¿Qué es el amor?

Hola a todos. Vuelvo más pronto de lo que esperábais. Y con qué vuelvo, os preguntaréis. Vuelvo con morralla chunga. Mazo chunga troncos, vuelvo con una pregunta chula: ¿Qué es el amor? ¿Se come? ¿Lo puedes tocar? En teoría tiene olor, porque mucha gente dice que apesta, ¿no?

love-bed-gaspar-noe

Sigue leyendo

Así no, bicho

Así como hay cosas que nos ponen a mil, hay otras que nos bajan la libido hasta dejarla por por los suelos. Tan es así que he acudido a amigos y conocidos para hacer un estudio profundo y exhaustivo (jiji) acerca de aquellas cosas que no pueden soportar en la cama.

inbetweeners-sex

Efectivamente, a continuación viene una lista, que ya sabéis que me encantan. Sigue leyendo

Relaciones adolescentes Vs Relaciones

Antes de empezar, quiero explicar el título; no quiero decir en ningún momento que las relaciones en la adolescencia sean de mentira; simplemente que no son lo mismo que en la edad adulta, pero eso lo desarrollo en el post.

Está claro que a mis 23 años, la mayoría de mi experiencia amorosa viene de relaciones adolescentes; y, hasta hace un año, era mi única fuente de experiencia. Pero tras unos cuantos meses de relación “adulta” puedo encontrar las diferencias; y decir, sin ninguna duda, que por divertidas que sean las relaciones a los 17 años, no tienen nada que ver con el amor a partir de la independencia.

emmastonecuddly

Diferencias

Número de miembros en la relación

Las relaciones en la adolescencia no son cosa de dos. Son cosa del novio, la novia, los padres del novio, los padres de la novia, los amigos del novio, los amigos de la novia, los amigos que la novia abandona por el novio, las exnovias del novio y los exnovios de la novia. Mientras que a partir de la independencia, las relaciones son cosa del novio y de la novia. Punto.

Discusiones Y celos

En las relaciones adolescentes es rara la semana en la que no se discute porque “qué guarra es aquella” o “aquel está clarísimamente ligando contigo, lo voy a matar”. También es raro que, a partir del séptimo mes, no se empiece la etapa Guadiana de la relación; en la que se rompe y se vuelve intermitentemente hasta que se rompe definitivamente, obviamente.

yelling-anchorman

En las relaciones adultas se discute, cómo no, pero dejando de lado el rollo Escarlata O’Hara; las discusiones no son por problemas que nos inventamos sino porque uno no ha cambiado el rollo de higiénico, o porque el estropajo está en la pila llena de agua y platos sucios. No puedo ser la única a la que le da un asco inmenso esto.

Partidas de cartas

El sexo en la adolescencia es escaso y malo o  abundante, rutinario y conejil. La casa siempre tiene padres/abuelos/hermanos pequeños y eso dificulta ligeramente las cosas. Al final la pareja tiene sexo en diez minutos cuando los padres van a comprar el pan. Y con la ropa puesta, por si llegan de repente.

emmastonecomequick

Si, por algún casual, se tiene la suerte de que los padres, por motivos laborales, dejen la casa vacía todas las tardes, habrá partidas de cartas a tutiplén, como ocho por tarde, y eso hace pupa.

En las relaciones adultas, cuando se juega a las cartas, SE JUEGA A LAS CARTAS. Creo que me explico.

large

Planes

En la adolescencia, los planes que haces con tu pareja son, básicamente, ir al McDonald’s a comer patatas y beber Fanta Naranja y, si no da ni para eso, pues vais al parque a sentaros en un banco y daros el lote; el cine queda fuera de la ecuación. Mientras que en las relaciones adultas, puedes permitirte ir a cenar, beber un buen vino, salir a bailar, e incluso hacer algún viaje de vez en cuando. Y, si un día estáis vagos, os quedáis en casa viendo una peli en Wuaki.tv y bebiendo cerveza; que no hay padres.

beer-fwb

Así que, bueno, si eres adolescente y estás leyendo esto, te digo que hay esperanza, las relaciones mejoran en cuanto te independizas. Si eres un adulto y tu relación es una mierda; rómpela, que más vale solo que mal acompañado. Y si todo te va bien, chachi. Hala, con Dios.

¿Es vivir en pareja tan terrible como lo pintan?

Mi primer post tras mi breve desaparición trata de uno de los cambios más importantes que ha habido en mi vida en este año de ausencia: el paso de vivir solo- o compartiendo piso con alguien random- a vivir en pareja.

picnicsushi

Sigue leyendo

Etiquetas

Hola a todos. Parece que voy siguiendo un buen ritmo y que la inspiración sigue aquí; aunque, afortunadamente, no estoy tan emo-depresiva como la semana pasada (le echo la culpa a ser mujer, seguro que vosotras lo entendéis). Podríamos decir que parece que estoy pasando por un buen momento: cada vez tengo más cariño a mis amigos, estoy contenta en el trabajo, Barcelona me gusta cada día más y, TAL VEZ, no nos volvamos locos, esté ligeramente ilusionada por algo.

Aparte de eso, pues mucha fiesta y tal, disfrutando las vacaciones: Sigue leyendo

Jugar a las cartas for dummies

Hola a todos. Lo primero, decir que me siento halagada por los mensajes que he recibido por el post de ayer, y eso que era más cursi que yo qué sé qué. Quiero pedir disculpas por sacar al Tinky Winky que tengo dentro; supongo que todos tenemos un día más Winnie The Pooh de la cuenta de vez en cuando… el mío fue ayer.

¡Gracias!

¡Gracias!

Sigue leyendo

What is going on

Oh Dios mío, no me puedo creer que esté escribiendo dos días seguidos (realmente menos aún, ahora mismo son las 5:45am, la inspiración llega cuando llega, no se le puede hacer nada). El caso es, que aburrida leyendo mi blog, en una especie de terrible ataque de egocentrismo y megalomanía, me di cuenta de que el cambio de la vida en pareja a la soltería  es tan brusco como el cambio de la soltería a la vida en pareja. Sigue leyendo

Relaciones puente

No voy a pedir perdón por no haber escrito porque directamente se me cae la cara de vergüenza por no postear ni una vez en prácticamente un mes (igual hasta hace más tiempo, francamente, ni lo he mirado). En mi defensa he de decir que es bastante difícil mantener un ritmo más o menos decente de publicaciones sin un ordenador.

Antes de empezar con la chicha, voy a hacer un breve resumen de lo que más o menos ha sido mi vida en el último mes: ALERGIA. He perdido cuatro de los cinco sentidos. No veo porque me lloran los ojos. No huelo porque tengo la nariz taponada. No noto los sabores porque tengo la nariz taponada. No oigo porque tengo alergia hasta en el cerebro. Lo único que me funciona es el tacto y, a este paso, probablemente pierda la sensibilidad en los dedos por eso de teclear sin parar ocho horas al día. Para nada soy dramática.

Tengo varios temas sobre los que quiero hablar; pero el otro día le dije a Ogrotrénico que contestaría a su pregunta como Dios manda, ya que me parecía bastante buena. Aunque, más que una pregunta, era una reflexión, o una afirmación sutil y educada; y, bueno, la verdad es que el chico tiene razón: Las relaciones puente son más bien cosa de chicas. Sigue leyendo

El drama nos vuelve ludópatas

Sé que llevo eones sin escribir, aún así seré breve en mi introducción, ha pasado algo maravilloso en mi vida, un punto de inflexión, un momento de los que marcan un antes y un después en la estancia en la Tierra de cualquier ser humano, tan importante que escribo sobre ello con la misma intensidad aún casi un mes después de que ocurriera: He conseguido comer las 12 uvas sin ahogarme. Puede que para vosotros sea normal, pero para mí es algo digno de compartir, es un motivo de orgullo. Aquéllos que me conozcan un poco en profundidad, sabrán que tengo tendencia a atragantarme hasta con mi propia saliva. Sigue leyendo